Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tesoros del Palau

Códices medievales y renacentistas

La notación musical y las prácticas litúrgicas desde la alta edad media hasta finales del siglo XVII están presentes en esta selección, que incluye notaciones musicales antiguas o libros de canto llano. Estos últimos destacan tanto por su organización como por su procedencia.

 
Ars Antiqua: Manuscrito 1 del Orfeó Català

Códice musical con una selección de tropos y secuencias marianas a una, dos y tres voces. Las piezas polifónicas son trece (cinco Sanctus, dos Agnus y seis prosas) y pertenecen al género conductus, uno de los dos que caracteriza el repertotio de la Escuela de Nôtre Dame y sus epígonos frente al organum, en el que brilla la melodía, en el conductus la palabra –el verso– priva sobre la música. La escritura es la típica del género, con notas cuadradas sueltas o enlazadas –ligaduras– dispuestas sobre pentagrama, susceptibles de una interpretación rítmica relativa.  Tras el Códice de Las Huelgas, es el más importante con repertorio de la segunda mitad del siglo XIII entre los que se conservan en la Península Ibérica. Al parecer procede de la cartuja de Scala Dei (Tarragona), pero lo más probable es que fuese utilizado e incluso copiado por los monjes del monasterio cisterciense de Santes Creus, que en 1297 suministró los primeros cantores diestros en el arte de la polifonía a la recién fundada capilla de Jaime II de Aragón. La sencillez del manuscrito, especialmente manifiesta por la pobre calidad de su pergamino, contrasta con la extraordinaria calidad de la copia, que carece de errores salvo los corregidos por sus propios copistas.

Un folio de pergamino con notación neumática catalana, procedente de un manuscrito litúrgico del siglo XI, sirvió de cubierta al manuscrito hasta ser sustituida en el pasado siglo por la actual.

[Manuscrito 1]. – [ca. 1300]. – Manuscrito (pergamino). – 1 bifolio, 25 f.; 22,2 x 14,5 cm