COVID-19. Protocolo de seguridad y medidas preventivas. MÁS INFO

Tesoros del Palau

Artes gráficas

Mientras que el modernismo fue el motor cultural de la Barcelona del cambio de siglo, el Orfeó Català, con la intención de favorecer el resurgimiento de la música catalana, extendió su influencia a diversos ámbitos, también con la creación de la Revista Musical Catalana (1904-1936, 1a época), publicación que contribuyó a estimular la euforia artística del momento.

Proyecto de Domènech i Montaner

Proyecto para el gran plafón decorativo que corona la fachada del Palau de la Música Catalana. El dibujo salió, sin duda, del taller de Lluís Domènech i Montaner y el propio arquitecto debió de dar las indicaciones generales. En la perspectiva general y en el alzado de la fachada que se conservan en el Col·legi de Arquitectes de Catalunya –procedentes del archivo Domènech y que se publicaron con muy pequeñas modificaciones en La Veu de Catalunya el 9 de febrero de 1905– ya se percibe la idea general del proyecto ornamental. La parte superior del conjunto que tenía que alojarse debajo de la cúpula de la fachada, se centra en una imagen femenina con una rueca que podemos interpretar como la música popular, sentada en un sitial con la bandera cuatribarrada detrás. Como fondo, se dibujan las montañas de Montserrat y a su derecha aparece el estandarte del Orfeó Català en manos de uno de los cantantes. Una guirnalda de rosas, la flor que domina toda la ornamentación del Palau, cae por la escalinata que acaba con la inscripción “ANY MCMIX”. En la parte inferior se distribuyen los orfeonistas, los hombres de pie y vestidos de negro, escondidos detrás de las partituras, mientras las mujeres, con largos vestidos de distintos colores, adoptan posturas más informales, de pie o sentadas en bancos de piedra dispuestos en semicírculo. En la realización definitiva, el friso queda dividido en tres partes por un juego de dobles columnas adosadas. La materialización del mosaico debe atribuirse a Lluís Bru. Cuando se inauguró el edificio, el 9 de febrero de 1908, el gran plafón no estaba aún en su sitio, como puede observarse en las imágenes que se publicaron a raíz del acontecimiento, ya que el montaje del conjunto se finalizó en el año 1910.