Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tesoros del Palau

Artes gráficas

Mientras que el modernismo fue el motor cultural de la Barcelona del cambio de siglo, el Orfeó Català, con la intención de favorecer el resurgimiento de la música catalana, extendió su influencia a diversos ámbitos, también con la creación de la Revista Musical Catalana (1904-1936, 1a época), publicación que contribuyó a estimular la euforia artística del momento.

Primer cartel institucional del Orfeó Català, de Adrià Gual

Cartel institucional del Orfeó Català que fue diseñado por Adrià Gual e impreso en los talleres de Henrich y Cia. de Barcelona. El tema central es la senyera (estandarte) del Orfeó, de la que, con una muestra de gran originalidad, sólo deja ver su extremo superior, el pendón con el escudo de Cataluña, las bandas y los lazos que lo decoran y la parte superior del estandarte propiamente dicho con la inscripción “Orfeó”. Un grupo de pájaros simbolizan los cantos que vuelan alrededor de la senyera. Como fondo pueden verse las montañas de Montserrat. En la parte inferior, grabadas sobre una cinta, las inscripciones “Barcelona” y “Català”, y esta última palabra, dispuesta bajo la enseña, permite leer la leyenda “Orfeó català”. La senyera era el símbolo más emblemático del Orfeó. Había sido diseñada por el arquitecto Antoni M. Gallisà y bordada por la Junta de damas y las cantantes. Fue bendecida por el obispo Morgades en Montserrat el día 11 de octubre de 1896 y, por dicho motivo, tanto aquí como en el panel cerámico que corona la fachada del Palau, las montañas forman parte de las imágenes asociadas al Orfeó. El tema central del cartel –bandera, pájaros y montañas–, siguiendo el proyecto de Gual es empleado asimismo en la serie de acciones emitidas en 1906 para costear la construcción del Palau de la Música Catalana. Desde un punto de vista plástico, es de una gran modernidad, tanto por lo original de presentar un encuadre insólito, sólo un fragmento de La senyera, como por el contraste de colores utilizados, las montañas moradas que contrastan con los pájaros amarillos con unos tonos muy en acorde con la estética modernista.