COVID-19. Protocolo de seguridad y medidas preventivas. MÁS INFO

Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tesoros del Palau

Maestros de capilla del Barroco

Esta selección de manuscritos muestra la intensa producción de los más grandes compositores catalanes de los siglos XVII y XVIII: Joan Pau Pujol, estrechamente ligado a la catedral de Barcelona, y Miguel López, a la Escolanía de Montserrat.

Miscelania musica de Miquel López

Adquirido en 1909 por el Orfeó Català, este manuscrito autógrafo de Miquel López (Villarroya de la Sierra, 1669-Zaragoza, 1723), organista y compositor, cuyo nombre está vinculado a una de las épocas más brillantes de la Escolanía de Montserrat, es por diversos motivos de esencial importancia. Representa la totalidad de la obra del compositor reunida por él mismo durante los últimos años de su vida: música religiosa, villancicos y piezas para órgano. A causa de la destrucción de los archivos musicales del monasterio de Montserrat en 1812 bajo la ocupación francesa, este manuscrito es uno de los raros testimonios del repertorio de esta capilla musical durante la época barroca. Su nombre original Pablo López se convirtió en Padre Miquel López en el momento de su noviciado. Recibió toda su educación musical, de 1678 a 1684, en el monasterio. Vivió en el monasterio de San Martín en Madrid (1689-1696) y cursó estudios de teología en la Universidad de Salamanca. Numerosas obras del manuscrito datan del período (1697-1704) en que ocupó por vez primera la función de maestro de capilla de la Escolanía –puesto que dejó por Valladolid durante algunos años (de 1715 a 1718). Durante éstos, compuso las obras más brillantes para doble coro y conjunto instrumental. Diversas obras para órgano datan de 1719, año que permaneció en el monasterio de San Juan de la Peña en Aragón.

La brillante escritura del motete Congratulamini, compuesto en 1703 (p. 163-166), muestra la remarcable maestría de las reagrupaciones vocales, que crean un efecto de doble coro, así como la inventiva rítmica de Miguel López al servicio de un texto que expresa el júbilo de la gratitud.