Utilizamos cookies para poder estudiar y mejorar la experiencia de usuario de los visitantes de la web. Si continuas navegando por la web entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tesoros del Palau

Barcelona s.XVIII-XIX

Se puede comprender la vida musical en Barcelona a lo largo de los siglos XVIII y XIX gracias a las fuentes musicales específicas, como los libretos y la música de oratorios, de gozos o de óperas. También encontramos, entre las colecciones de la Biblioteca, numerosos tratados teóricos impresos y manuscritos

Colección de libretos de óperas representadas en Barcelona

Ramon Carnicer (1789-1855) sucedió al prestigioso músico italiano Generali como director del Teatre de la Santa Creu en Barcelona. Entre sus obligaciones estaba la de componer sinfonías para las óperas se representaban en dicho teatro, cuyo éxito lo animó a escribir obras de mayor calado. Su primera ópera, Adele di Lusignano, sobre el libreto de Felice Romani, celebró la llegada a Barcelona de la princesa napolitana Luisa Carlota (hermana de la futura reina de España María Cristina y prometida con Francisco de Paula). Este melodramma semiserio en dos actos de fuerte acento rosiniano se estrenó en el Teatre de la Santa Creu (15 de mayo de 1819) con un reparto formado por: Filippo Galli, Adelaida Sala, Maddalena Monticelli, Mariana Rossi, Savino Monelli, Domenico Vaccani, Gaspare Marinelli, Paolina Monticelli y Joan Munné.

Este documento es muy representativo de un período en el que la vida musical barcelonesa giraba en torno a la ópera italiana. A diferencia de lo que sucedía en otros países (donde los textos se traducían a la lengua local), aquí la representación era en italiano y los libretos impresos siempre contenían una sinopsis en castellano. La tipología de este libreto impreso por Giovanni Dorca deja muy clara la estructura musical de la ópera, donde el texto de las arias se presenta siempre con sangría.

La Biblioteca del Orfeó Català conserva una colección de libretos de óperas representadas en Barcelona gracias, entre otras, a la donación de los descendientes del crítico del Diario de Barcelona Climent Cuspidera. El corpus principal lo constituye un conjunto de veinte volúmenes encuadernados a media piel marroquí negra.